Pastillas y Píldoras

Información al consumidor sobre las distintas pastillas y píldoras en el mercado.

Pastillas para el colesterol: Indicaciones y Riesgos

Un estilo de vida saludable es la primera defensa contra el colesterol alto. Pero a veces las dietas y los ejercicios no son suficientes, y es posible que necesite tomar medicamentos para el colesterol. Los medicamentos para el colesterol pueden ayudar:

Disminuyendo su colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), el colesterol "malo" que aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.
Disminuyendo sus triglicéridos, un tipo de grasa en la sangre que también aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.
Aumentando su colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), el colesterol "bueno" que ofrece protección contra las enfermedades del corazón.

Medicamentos que reducen el colesterol
Varios medicamentos pueden disminuir los niveles de colesterol en la sangre. Las estatinas se recomiendan para la mayoría de los pacientes, ya que son la única clase de fármacos reductores del colesterol que se ha asociado directamente con un riesgo reducido de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Su médico también puede considerar otros medicamentos, especialmente si usted tiene efectos secundarios graves o no tiene una respuesta adecuada a la terapia con estatinas sola.

Hable con su médico acerca de los riesgos y beneficios de la terapia con estatinas si caen en uno de los siguientes grupos:

Los adultos con colesterol LDL (malo) de 70-189 mg / dL y un 7,5 por ciento o más de riesgo de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral dentro de 10 años.

Personas con antecedentes de un evento cardiovascular (ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, angina estable o inestable, enfermedad arterial periférica, ataque isquémico transitorio o revascularización coronaria).
Personas mayores de 21 años que tienen un nivel muy alto de colesterol LDL (malo) (190 mg / dL o más).
Las personas con diabetes y un nivel de colesterol LDL (malo) de 70-189 mg / dL que tienen de 40 a 75 años de edad.
Algunos pacientes que no caen en estas cuatro categorías principales también pueden beneficiarse de la terapia con estatinas.

Estatinas
Esta clase de fármacos funciona en el hígado para prevenir la formación de colesterol, disminuyendo así la cantidad de colesterol que circula en la sangre. Las estatinas son más eficaces en la reducción del colesterol LDL (malo), pero también tienen efectos modestos en la reducción de los triglicéridos (grasas en la sangre) y en la elevación del colesterol HDL (bueno).  

La mayoría de los efectos secundarios son leves y suelen desaparecer a medida que su cuerpo se ajusta. Los problemas musculares y las anomalías hepáticas son raros, pero su médico puede ordenar pruebas de función hepática regulares. Las pacientes que están embarazadas o que tienen enfermedad hepática activa o crónica no deben tomar estatinas. Hable con su médico acerca de los posibles efectos secundarios de las estatinas antes de iniciar el medicamento.

Mas información en: Simvastatina

Fuente: AARP